3 may. 2012

I AM THE RIPPER 2004 [VOSE]

País: Image and video hosting by TinyPic
Año: 2004
Duración: 01h:33m:13s
Productor: Eric Anderson
Guión: Eric Anderson
Director: Eric Anderson
Reparto: Nicolas Tary, Nicolas Verdoux, Fabien Félicité, Kim N'Guyen-Duy, Yann Joseph, ...
Traducción y subtitulado: Eddie Lamorgue





 



Un asesino enloquece en una fiesta de adolescentes y va matando uno a uno a todos los participantes. El único superviviente debe batirse en duelo con él para seguir con vida. Pronto descubrirá que la autentica identidad del psicópata es la misma muerte ...

El debut en la dirección del horror-fan francés François Gaillard, autor de la superior "Blackaria" y dos trabajos con nombre de canciones de Misfits, "Die die my darling" y "Last caress" (todas en Lamorguecinema), es un ambicioso y pretencioso film al que le sobran ganas y le falta muchísimo presupuesto. Empezando por el principio, y tal y como nos demostraría más tarde Gaillard, la película es una sucesión de guiños más o menos explícitos al cine de terror, la ciencia ficción y el cine violento de acción.

La primera media hora, aparte de ser ciertamente insufrible, es una promesa de slasher con ciertos toques a los "Evil dead" (trilogía de la que toma "prestadas" muchas cosas a lo largo del metraje), con la Muerte aniquilando a todos los descerebrados frikis de una fiesta con un ritmo que pretende ser frenético y se convierte en agotador, apoyado en ramalazos de música Metal (ese "Fucking hostile" de Pantera).
Curiosamente, la película toma otros derroteros tras los primeros 45 minutos para encontrarnos con una amalgama de fantasía, acción a lo Tarantino/Matrix (ver para creer la osadía con ese presupuesto), gore ineficaz (con una sangre que parece pintura roja, bufff) y chirriante y combates entre ángeles, demonios, la Muerte, el bien, el mal, realidad, ficción,...
En fin, un batiburrillo del que hay un 90% de posibilidades de estropicio. Gaillard se luce en el montaje pero lo ambicioso del proyecto (habría que poner el listón más bajo para un debut) hace que esta película rodada en vídeo caiga en el tedio, el ridículo y la vergüenza ajena en muchos momentos. Una buena historia (con un buen final) muy mal desarrollada, filmada con precipitación, actores muy malos (como es habitual en estos casos, amiguetes del dire), decorados limitadísimos y demasiada cinefagia ególatra sin gracia. El problema más grande de "I am the ripper" es que el amigo Gaillard se cree Sam Raimi en sus años mozos (atreviéndose con la cámara incluso con planos clavados a los de Raimi), y no me entendáis mal, con los medios que tiene, el intento es loable, pero lo que tendría que ser un divertimento cinéfilo y sin pretensiones se convierte en un acto de autocomplacencia del director con el que sólamente él disfruta. Para los demás, creo que el film es más un sufrimiento que un placer. Viendo las obras posteriores de Gaillard, y aunque sigue haciendo películas por encima de sus posibilidades, mejor olvidaros de este debut y echadle un ojo a sus últimos films, mucho más aprovechables que este pedante "I am the ripper". ¿Lo mejor de la película? que Gaillard le dedica el film a uno de los mejores y más influyentes músicos que ha dado el Metal, el malogrado Chuck Schuldiner. Seguro que el bueno de Chuck estaría agradecido (y quizás bastante avergonzado también).
                                      [Por Miguelteis]


Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

1 comentario:

Nammtar dijo...

Interesante el trabajo de este director, puede que no sea su mejor trabajo pero es una buena opción, gracias Eddie !

En consanginidad con: