15 jun. 2012

DARK BAR 1988 [VOSE]



País: 
Año: 1998
Duracción: 01h:29m:06s
Productor: Remo Angioli
Guión: Stelio Fiorenza
Director: Stelio Fiorenza
Reparto: Marina Suma, Richard Hatch, Barbara Cupisti, Alessandra Stordy, Vincent Regina
Traducción y subtitulado: Eddie Lamorgue


  

Anna es músico y su carrera está a punto de despegar, pero un repentino mensaje en el contestador de su hermana Elisabeth, quien está metida en asuntos turbios, la hará ser participe, junto con un amigo de su hermana, de los oscuros negocios que rodean a Elisabeth.

Insignificante peliculilla italiana ochentera que a la postre es el único largo de Stelio Fiorenza. Eso sí, cuenta entre su reparto a la mítica Barbara Cupisti, vista en joyas del género como Aquarius (1987), Terror en la ópera (1987), Mi novia es un zombie (1994) o El engendro del diablo (1989), y con esto ya casi merece la pena echarle un vistazo, aunque sea rápido. 
Fiorenza hilvana de forma muy deslavazada una especie de thriller con toques de giallo y de cine negro y ciertos homenajes a Psicosis (1960) (cualquiera se atreve, desde luego), pero ni siquiera se esfuerza en hacer una película entretenida y con ritmo, la historia es muy básica y redundante y tampoco alcanza el mínimo en cuestión técnica ni artística para hacer algo básicamente interesante. Ejemplo: la interminable y muy mal rodada persecución de los traficantes a Anna, que se convierte en un corre-que-te-pillo sin fin que en definitiva es lo único que aporta al espectador. 

"Dark bar" es el típico film que, aun siendo de una calidad ciertamente baja, tiene el handicap añadido de no soportar el paso del tiempo, ya que tiene una estética más que ochentera, hortera a más no poder. Imagen aparte, lo peor de "Dark bar" es la falta de brío de su director y la ausencia total de tensión y/o de misterio, algo absolutamente indispensable para que un film de estas características aguante el tirón. Un lastre importante también es la protagonista de la historia (Anna), una Marina Suma insulsa e inexpresiva como pocas. Menos mal que el apartado interpretativo lo salva un poco el televisivo actor estadounidense Richard Hatch, visto en decenas de series USA; que no es que esté sublime, pero sí que al menos sortea como puede las flojísimas líneas de texto. 
Curiosamente, el film sí que está bien considerado entre los fans del noir (que lo califican de obra trashy noir giallo style, ¡ahí es nada! Si es que hay gente para todo...), pero personalmente pienso que está bastante lejos del aprobado. Es posible que con unas dosis de violencia y mal rollo sí se podría salvar de la quema, pero no es el caso, y a pesar de mi italianofilia no pude más que sacar unos cuantos bostezos durante el visionado. Sad but true.
                                               [Por Miguelteis]


Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
En consanginidad con: